agosto 2, 2021

Librexpresión

La libertad comienza cuando termina el silencio

Hay retraso en aplicación de más de 400 mil segundas dosis de vacuna COVID

Entre el 24 de diciembre y el 15 de enero, de acuerdo a las propias cifras de la Secretaría de Salud, se aplicaron a personal de primera línea en hospitales COVID un total de 468 mil 362 primeras dosis. Todas esas personas deberían tener ya su esquema completo al 5 de febrero. Pero solo se han aplicado, a esa fecha, 64 mil 246 segundas dosis. Es decir, hay un retraso en la aplicación de 404 mil 116.

La vacuna COVID que está aplicando hasta ahora el gobierno mexicano es la de Pfizer BioNTech. El esquema que aprobó para uso en emergencia la Federal Drug Administration (FDA) en Estados Unidos y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) en México, además de otros entes reguladores en el mundo, de esa vacuna fue uno con una primera dosis y una segunda que debía aplicarse a los 21 días.

Pero la Organización de las Naciones Unidas  (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidieron espaciar la aplicación de la segunda dosis para asegurar que más personas en el mundo tengan acceso a la primera.

De hecho, esta es la razón por la que Pfizer retrasó sus entregas en todo el mundo. La farmacéutica tuvo que cerrar por tres semanas su planta de producción en Bélgica para, a petición de la ONU, ampliar su capacidad de mil 300 millones de dosis a 2 mil millones al año.

En el caso de México, Pfizer redujo la cantidad del embarque del martes 19 de enero de las 433 mil dosis que tenía comprometidas a solo 219 mil 375. Además, canceló los envíos de las siguientes tres semanas. México volverá a recibir vacuna de esta farmacéutica hasta el 15 de febrero, de acuerdo a lo dicho por las propias autoridades de Salud.

Ante estos retrasos, el pasado 8 de enero, el Grupo Asesor Estratégico de Expertos de la OMS (SAGE por sus siglas) sostuvo que el intervalo recomendable en la aplicación de las dos dosis de la vacuna es de entre 21 y 28 días, pero ante circunstancias epidemiológicas excepcionales y que varios países tienen limitaciones para la provisión de la vacuna, “la recomendación de la OMS en la actualidad es que el intervalo entre dosis puede extenderse hasta 42 días (seis semanas). De obtenerse datos adicionales sobre intervalos más extensos entre las dosis, se estudiará una revisión de esta recomendación”.