octubre 25, 2021

Librexpresión

La libertad comienza cuando termina el silencio

Ante saturación del sistema, INE permitirá que ciudadanos acudan a tramitar credencial sin hacer cita

La alta demanda de ciudadanos que quieren tramitar por primera vez o reponer su credencial para votar colapsó el sistema de citas que había implementado el INE desde agosto para moderar el flujo de personas y evitar aglomeraciones en sus módulos.

Con las elecciones más grandes de la historia en puerta, y para satisfacer la demanda, el árbitro electoral decidió permitir, a partir del próximo 1 de febrero, que los ciudadanos puedan acudir a hacer trámites a los más de 840 módulos del país sin necesidad de sacar una cita.

A pesar de que esta decisión puede provocar aglomeraciones, en un momento en que los contagios de COVID en todo el país no cesan, autoridades del INE señalan que es un deber del instituto garantizar que la ciudadanía cuente con el documento para votar en los comicios del próximo 6 de junio, y aseguran que en los módulos habrá estrictas medidas sanitarias.

René Miranda, director ejecutivo del Registro Federal de Electores (RFE), agregó en entrevista que, además, la credencial funciona como el principal documento de identidad de gran parte de la población, por lo que se debe atender la urgencia del trámite.

El funcionario detalló que entre el 1 y el 10 de febrero deben presentarse, sin cita, los jóvenes que cumplan 18 años para inscribirse en el Padrón Electoral y obtener por primera vez su credencial para votar. En este periodo también deben presentarse los ciudadanos que ya cuenten con una credencial y necesiten hacer un cambio de domicilio.

Luego, a partir del 11 de febrero y hasta el 25 de mayo, deben acudir las personas que requieran una reposición del documento por robo o extravío.

En todos los casos, detalló Miranda, será obligatorio el uso de cubrebocas para los ciudadanos que se presenten a hacer el trámite, quienes no deberán ir acompañados, salvo que lo requieran para desplazarse.

La odisea para conseguir una cita

Sergio Hernández, de 30 años, fue una de las últimas personas que pudo hacer una cita en un módulo del INE para poder tramitar una reposición de su credencial de elector. Pero batalló para lograrlo.

No encontró disponibilidad de horarios en módulos cercanos a su domicilio, en la Alcaldía Benito Juárez. Halló un espacio en un módulo al sur de Tlalpan, aun dentro de la CDMX, en el que lo recibieron cinco semanas después de haber hecho la cita.

“Entré a la página de citas y me encontré que no había nada para diciembre, todas las citas estaban completamente cubiertas en la zona; al menos en mi alcaldía, que es Benito Juárez, ya no había citas, ni en la mañana ni en la tarde. Fue preocupante porque tenía que restaurar una tarjeta de banco, tenía vencido el pasaporte y no tenía otra identificación vigente”, cuenta este joven que trabaja como content manager.

“Me puse a buscar en otros módulos y resultó que en los módulos que están en la periferia es donde estaba habiendo citas; tardó aproximadamente  un mes, hice mi cita en la primera quincena de diciembre y fue el 20 de enero cuando pude ir con mis papeles y sacar mi credencial”.

En enero, sin embargo, colapsó el sistema de citas. No había un solo horario disponible sino hasta después de marzo en ningún módulo de ninguna entidad, según pudo constatar este medio.

El director ejecutivo del RFE, René Miranda, atribuyó el alza en la demanda del trámite para la credencial de elector a la cercanía de los comicios federales de junio.

“Tenemos ya, de unas semanas para acá, una saturación importante: viene la fecha de cierre de la Lista Nominal para participar en las próximas elecciones, que es el 10 de febrero. Esto es muy normal, cuando vienen las elecciones federales y vienen estas campañas, que se llama Campaña Anual Intensa (de credencialización), pues tiene una fecha límite, hay que hacer un corte, así lo establece la ley, de los que van a poder participar (en la votación)”, explicó Miranda.

“En esta ocasión, con la pandemia, a partir de agosto que aperturamos nuevamente los módulos, se abrió la atención especialmente con cita para, en la medida de lo posible, garantizar la seguridad de la gente y nuestro personal. Estas citas, por supuesto, desde hace unas semanas para acá, comenzaron ya a saturarse, a agotarse la capacidad de poder atender vía cita programada”

Expedición de credenciales es actividad esencial

El funcionario electoral consideró que el INE desempeña una actividad esencial que no debe parar durante la pandemia, con la implementación de medidas estrictas de higiene en los espacios laborales y de recepción del público.

“El INE tiene la obligación de garantizar el derecho al voto, eso es una obligación constitucional que tenemos, no podemos negar a la gente su intención de participar en las elecciones, entonces, en la institución entendemos que somos parte de este bloque de instancias públicas o privadas de actividades esenciales, así como los bancos no han cerrado, como los hospitales no han cerrado, el sector alimenticio no ha cerrado”, refirió.

Agregó que la credencial es un documento de identificación que se volvió aún más necesario para hacer trámites relacionados con la pandemia.

“La credencial para votar (…) se ha convertido en la cédula de identidad en el país; mucha gente necesita su credencial no solamente para votar, sino, justamente, ahora con la pandemia lo vimos, cuando cerramos los módulos cinco meses, cómo había gente que la requería incluso para poder recibir servicios de salud, o poder asistir a sus familiares en problemas de salud, hacer trámites para cobro de pensiones, seguros, en fin, es una situación complicada”, describió.

Miranda estimó que a lo largo del año electoral, en medio de una pandemia, el INE expedirá entre 10 y 11 millones de credenciales, cifra aproximada a los entre 14 y 16 millones emitidos en tiempos ordinarios.

Detalló que, en el actual contexto de emergencia, y tras el cierre de actividades, el instituto atiende diariamente un promedio de 90 mil personas en sus módulos de todo el país, cuando, en tiempos previos a la pandemia, la cifra era de 60 mil diarias.

“¿Qué quiere decir eso? Que, no obstante la pandemia, estamos atendiendo a mucha gente, un 50% adicional a lo que hemos estado atendiendo. Es importante que se sepa que el INE está trabajando a toda su capacidad, hay obviamente saturación de citas, pero justamente por eso estamos dando esta alternativa (de acudir sin cita). Lo que queremos es que nadie se quede sin votar”, sostuvo.