julio 27, 2021

Librexpresión

La libertad comienza cuando termina el silencio

Senado de EU aprueba legalidad del juicio contra Trump; 44 republicanos votan en contra

Donald Trump es el primer Presidente de Estados Unidos en enfrentar cargos tras dejar el puesto y el primero en ser sujeto a un juicio político en dos ocasiones.

El Senado de Estados Unidos aprobó este martes la constitucionalidad del segundo juicio político en contra del expresidente Donald Trump con 44 votos en contra y 56 a favor, tan solo 6 de ellos de senadores republicanos.

El histórico segundo juicio político a Donald Trump comenzó el martes en el Senado con un video explícito del mortífero asalto al Congreso del 6 de enero y del expresidente azuzando a una multitud en un mitin con la frase: ”¡Vamos a marchar hasta el Capitolio!”, en una lucha inútil por su presidencia.

El principal fiscal de la Cámara de Representantes dijo a los senadores que el caso presentaría “hechos fríos y duros” contra Trump, quien está acusado de incitar la toma del Capitolio con el fin de anular las elecciones que perdió frente al demócrata Joe Biden. Los senadores, reunidos como jurado, vieron el video del caos, en el que la turba empuja a la policía para entrar en los pasillos mientras ondea banderas en favor de Trump. Muchos de los propios senadores tuvieron que buscar refugio el día del asedio.

“Eso es un delito y una falta grave”, dijo el representante Jamie Raskin en declaraciones de apertura. “Si eso no es meritorio de juicio político, entonces no existe tal cosa”.

Trump es el primer presidente en enfrentar juicio político tras abandonar el cargo y el primero en pasar por dos juicios políticos. El asalto al palacio legislativo conmocionó al mundo, que presenció cómo la turba allanaba el edificio intentando detener la certificación de la victoria de Biden, en un ataque interno contra la sede del gobierno de la nación como ningún otro en la historia del país. Cinco personas murieron.

Es probable que Trump sea absuelto, pero el juicio pondrá a prueba la actitud de la nación frente a esa clase de poder presidencial, la determinación de los demócratas para juzgarlo y la lealtad de sus aliados republicanos para defenderlo.

Los abogados de Trump insisten en que el exmandatario no es culpable del único cargo que enfrenta de “incitación a la insurrección”, y que sólo utilizó figuras retóricas en sus palabras combativas cuando llamó a la multitud en un mitin a “pelear con todo” por su presidencia, pero los fiscales dicen que “no tiene una buena defensa” y prometen presentar pruebas nuevas.