octubre 25, 2021

Librexpresión

La libertad comienza cuando termina el silencio

En autobuses, Guatemala envía migrantes de vuelta a Honduras

En autobuses y camiones, Guatemala transportaba de regreso a Honduras este martes a varios grupos de migrantes que formaban parte de una caravana y que marchaban a pie hacia Estados Unidos, luego de ser reprimidos por policías y militares, que los obligaron a desistir de la travesía.

Según detalló la portavoz del Instituto Guatemalteco de Migración, Alejandra Mena, se avanzó en el proceso de «retorno voluntario» hacia el paso fronterizo de El Florido, por donde gran parte de la masa ingresó al país el viernes.

Según cifras de la institución, unas 3 mil 500 personas ya habían sido regresadas a Honduras, de ellas medio millar de menores de edad.

En la carretera que va hacia El Florido, por donde pasaron a empujones los migrantes la semana pasada, un equipo de la AFP observó un camión del Ejército y un autopatrulla de la policía que apoyaban en el regreso.

México, que había blindado su frontera con la Guardia Nacional, también envió autobuses para el retorno de los migrantes.

Fuerte choque

Un contingente policial y militar enfrentó por la fuerza el lunes a unas 4 mil personas que iban al frente de la caravana, entre ellas varios niños pequeños, en una carretera del poblado de Vado Hondo (este), departamento de Chiquimula, fronterizo con Honduras.

Los migrantes, que estaban apostados en la vía desde el fin de semana, huyeron dispersándose en esta área a unos 50 km de la frontera, tras la acción de la fuerza pública que usó equipo de choque y gas lacrimógeno.

La acción dejó migrantes y uniformados heridos al desatarse un enfrentamiento donde algunos caminantes lanzaron piedras.

«No estábamos robando, somos gente de bien. Solo queremos pasar», dijo a la AFP al borde del llanto Angie, de 21 años, que junto a miles de sus compatriotas mira en Estados Unidos mejores oportunidades económicas.

Según estimaciones de Guatemala, unas 9 mil personas irrumpieron desordenadamente en la frontera desde el viernes.

Angie estaba resignada a regresar a la frontera con Honduras para tratar de documentar su ingreso y presentar una prueba negativa de Covid-19, los requisitos que Guatemala exige para internarse en el territorio. «Quiero seguir hasta Estados Unidos, no me quiero quedar en Guatemala», recalcó.